sábado, 12 de enero de 2008

La OMA, contrabando y Juegos Olímpicos

Si algo bueno tiene leer la prensa extranjera es que uno se entera de la cantidad de organizaciones, agencias y demás ismos internacionales que existen, destinados a hacer la vida más fácil al por otro parte cada día más inútil y perverso ciudadado de a pie. La última organización en cruzar la frontera del bien y del mal ha sido la Organización Mundial de Aduanas o en inglés WCA.

El jefe de la oficina, Christophe Zimmerman, seguramente cansado de que tras años de viajes de investigación a China nadie de su equipo haya tenido el detalle de traerle un Tag Heuer, ha explotado y su puñetazo en la mesa ha tenido resonancia mundial. Los fans que visiten los Juegos Olímpicos y que sean cazados en los aeropuertos (principalmente europeos) con productos falsificados aunque sea uno, se enfrentan a fuertes multas e incluso a penas de prisión.

Así las cosas, este verano a las ya de por sí impertinentes razones de seguridad, habrá que sumar razones olímpicas para pasarse las vacaciones en los aeropuertos haciendo cola y los gendarmes no van a tener remedio que emplear sus habilidades de sabueso para detectar cúal de todas las señoras de la cola lleva el bolso falso de Louis Vuitton o mejor, cúal de todas no lo lleva.

A diferencia de otros mercados ilícitos esta vez se quiere acabar con el consumo atacando el lado de la demanda, ya que en ningún caso se específica qué responsabilidad corresponde a China para acabar con el suministro de la piratería, más alla de la siempre recurrente foto de portada con una apisonadora aplastando CDs y con el titular "El gobierno combate la piratería".

El Sr. Zimmerman parece dispuesto a tirar a la puta de la piratería al río y yo lo celebró ya que a partir de ahora no creo que mi amigo Luis me vuelva a pedir los relojes que le deben proporcionar ese ascenso que tanto se merece, sabiendo que puedo acabar mis días en una prisión de máxima seguridad por peligroso traficante.

2 comentarios:

juegos online dijo...

si brother, la burocracia es un arma de doble filo! saludos

Anónimo dijo...

jajaja, habrá que ver a todas las fardonas temblar al pasar la aduana, mas de una se podrá roja.....no me parece mal la medida, eso del quiero y no puedo......