miércoles, 4 de marzo de 2015

Fa vint anys que vaig ser jove



Fa vint anys que vaig ser jove.
I el futur, una illa per descobrir.
Vida adolescent, utòpica i atípica.
Ball constant baix la pols de les estreles.

Fa vint anys que vaig ser jove.
Quan els somnis no tenien data de caducitat.
i les sabates se estrenaven els diumenges.

Retrat amarg d'una generació de peus de fang.
Mil·lenni agonitzant.

Fa vint anys que vaig ser jove
i ara tinc fills, dona i treball.
Els somnis no caduquen, no.
Nomes son factures per pagar

miércoles, 10 de diciembre de 2014

El ultimo viaje


Claire Simon no era especialmente bella aunque eso poco importaba. Claire Simon era leal y callada y eso la convertía en la compañera ideal para recorrer Europa en coche de alquiler. Todo tiene un final, en el caso de aquella relación el final había llegado antes de empezar.

Era el otoño de 2003. Aquella road movie con actores extra nunca llegaría a estrenarse. No hubo jazz ni otras drogas, solo encuentros nocturnos llenos de dudas y desesperación. Habitaciones con ceniceros repletos y goteantes grifos de ducha como eterno martilleo de lo que pudo haber sido y no fue. Moqueta decadente, bloc de notas y guías de Brujas, Eindhoven, Colonia y Amsterdam sobre el escritorio.

Los kilometros pasaban. Nunca el silencio fue molesto. Los carteles cambiaban de idioma y los campos de color. Claire guardaba secretos que apenas sucumbi
ían en el anonimato de la noche.

Aquel fue su final feliz. Una despedida sin adios. Una tregua sin vencedores ni vencidos.

Hikikomori


Llevaba cuatro años sin tener nada que decir. Había pedido asilo político en el país del silencio y sin dudarlo se me había concedido la residencia permanente. Pasaba los días leyendo viejas novelas de caballería, me alimentaba de pan con mantequilla y el contacto con los de mi especie lo había limitado al estrictamente inevitable.

Por las tardes soñaba caminos. Recorría las veredas de la memoria hasta ser despertado por los gritos de la chiquillería al fondo. La infancia, siempre la infancia.

Los días se acumulaban como una pila de papeles desordenados.