martes, 18 de marzo de 2008

¿Boicot sí o Boicot no?

En cualquier negociación cuando se quiere contentar a las dos partes por igual, se acaba por no contentar a ninguna. Cuando se tiene un blog y se quiere ser equidistante y neutro o bien te vuelves invisible o bien te llaman tibetano (Silochi ahí has estado muy bien). Entre tú y yo a mi lo que pase entre China y Tibet me importa más bien poco y no seré yo el que haga de vocero del Dalai Lama que para eso ya tiene a Richard Gere que además es mucho más guapo.

Está claro que hay que tomar partido por uno de los dos aparatos de propaganda uno con base en Beijing y el otro con base en Dharamsala (India) y a ver quien es el guapo que es capaz de obtener información independiente, Richard??. Qué me avisen cuando se acabe la partida.

Es el problema de ser extremadamente permeable que crees que todo el mundo tiene razón y por tanto que todo el mundo es bueno, ChinoChano la tiene y es que cuando no la he tenido y aunque sea a regañadientes me voy a poner detrás de la pancarta con él, al menos por hoy. No al Boicot, sí a Adidas y a sus anuncios. Ex-Kowalinsky también como siempre y si mañana saca la pancarta, seguramente también me ponga detrás de ella a sacudir al COI, al Gobierno chino, al Dalai Lama o a quién se ponga por delante.

lunes, 17 de marzo de 2008

Y el Tibet? Bien, gracias

Uno de los argumentos más utilizados por el nacionalismo rancio para justificar sus desmadres, es el que sabrán los demás de lo que pasa aquí o si se prefiere el menos condescendiente "en mi casa mando yo". China no se libra de este mal y sus gobernantes a menudo se escudan en Occidente no nos entiende para seguir mandando en su casa y en la de los 1.300 millones de personas. Faltaría más.

Hoy de lo que toca hablar es de la reelección de Wen Jiabao como premier y del resto del líderes que siguen siendo los mismos de siempre con distinto peinado. Hay una teoría no contrastada científicamente que correlaciona positivamente el nivel de laca en el cabello con la jerarquía dentro de los órganos de poder.

Como yo sí que los entiendo, hoy hay que decir que el Tibet es una balsa de aceite. Mi amigo Hanwubai, se ha tomado una pausa escaneando su colección entera de DVDs para traducir un artículo llamado "Sabotaje en Tibet". Mérito el de Hanwubai, el de convertir el farragoso lenguaje comunista y transformarlo en algo que parezca escrito por un ser humano. Pena que su fantástica traducción con foto incluída del Renmin Baozhi acabe confudida entre la ficción cinematográfica que la rodea.

domingo, 16 de marzo de 2008

Excusas para seguir en China.

Quién no ha echado la vista alrededor en alguna ocasión y ha exclamado qué demonios hago yo aquí, en un momento de desesperación. En el caso particular de China, las razones o mejor dicho las excusas que inventan los individuos no nacidos aquí para no abandonar el barco de manera precipitada son, sin orden de importancia:

El contrato. El viejo dicho de que los contratos están para cumplirlos. En China, se puede interpretar de muchas maneras incluso por la contraria, aún así la mayor parte de expatriados suelen ser leales a la causa durante los 2/5 años que dura su misión.

El amor. Esa persona que tanto te hace reir cuando tomas café y que no te importa no llevarla a la cama la primera noche porque sabes que ya es tuya puede ser la causante de que tu relación amor/odio con China se alargue de manera indefinida.

El idioma. Tengo que aprender mandarín como sea y si no lo hago yo, al menos que lo hagan mis hijos (Sí, suele pasar).

Los JJOO de 2008, la Expo Universal de 2010, el Mundial de Fútbol 2018 o la apertura de la primera fábrica china en Marte en 2027 pueden ser motivos más que suficientes para quedarse y poder contar a los nietos el famoso "yo estuve allí".

La prescripción de los delitos. Este es el pretexto por el que muchos ex concejales de urbanismo viven en China, mientras esperan volver a su país con sus delitos prescritos y con su caradura intacta.

La carrera, cualquiera que ésta sea y que nada tiene que ver con la formación y experiencia previa, pero qué diantres después de cuatro años partiendome la cara con todo el mundo, me voy a ir ahora que las cosas me van bien (Sí aquí, también se oye el "las cosas me van bien" seguido de una breve pausa y un toque de pelo tan rápido como elegante)

El sexo (en cualquiera de sus múltiples formas), si bien en España también hay clubs para swingers, saunas gay, sado a domicilio... no parecen tan divertidos como en China y además suele ser más caro.

Estas son sólo algunas de las excusas reconocidas y otras no tanto, aunque hay muchas más. ¿Cuál es la tuya?

martes, 11 de marzo de 2008

Frozen in Shanghai

Hay maneras y maneras de dar la nota, el mob es otra más. Creativa y absurda por igual pero sobre todo cool porque proviene de New York City y no de Bamako. Las gracietas son variadas e imprevisibles cuyo denominador común suele ser la confusión, la perplejidad de los otros pero sobre todo el narcisismo youtubiano de los que participan.

La moda ha llegado a China. El sábado pasado en la calle peatonal más concurrida de Shanghai, un grupo de unos 50 amateurs, ensayaron con éxito su obra "Frozen in Shanghai" consistente en hacer la estatua humana durante 5 minutos. Cierto es que Shanghai vive escenas mob de manera continua sin necesidad de que nadie las convoque vía Facebook. Lo cotidiano supera la ficción de Youtube.

Había varios factores que podían acabar con los Congelados en Shanghai, disueltos como azucarillos. La indeferencia propia del pueblo chino ante la masa humana o la repentina curiosidad ante lo nuevo capaz de congelar toda Nanjing Lu. Cualquiera de las dos habría sido posible. Ni lo uno ni lo otro, al final fue la policía, la encargada de bajar el telón.

Hay que reconocer que a la policía cada día se lo ponen más difícil ya que en la academia no les enseñan a cómo actuar en caso de que un grupo de 50 extranjeros decida congelarse en medio de la calle. El marrón se lo comió el oficial que hablaba inglés que en tono cordial les explicó que la ley china no autoriza este tipo de eventos a pesar de la belleza de su lenguaje corporal.

viernes, 7 de marzo de 2008

Mao y yo

Mi primer encuentro con Mao (猫) se remonta a unos cuantos meses atrás. Salí al jardín en una mañana inusualmente soleada dispuesto a disfrutar del regalo del cielo, con la prensa local en una mano y con el café humeante en la otra. El café ayuda a hacer más digestivos los editoriales del mainstream media.

Creo que todavía no me había sentado en nuestro sillón de rattan cuando desde el bambú apareció una bola de pelo molesto por ser interrumpido de su siesta matutina y tras observarme con la indiferencia propia de los de su especie, de un par de saltos ágiles desapareció de mi campo de visión dejando a su paso las ramas de bambú, la cucharilla de café y a mi mismo inquietos como lágrimas en la arena.

Desde entonces, mis encuentros con Mao se han repetido con imprevisible frecuencia. Siempre la misma mirada, siempre el mismo resultado. Nunca he intentado ganarme su confianza, ni el ha hecho ningún esfuerzo por mostrarse hostil. Cuando yo salgo, el se va y cuando yo me voy, el regresa. El jardín es demasiado pequeño para los dos a la vez.

Nunca me ha mostrado su gratitud. Mao no sabe lo que es el cariño pero al menos el plato lo deja vacío y sus siestas siempre las hace en mi jardín y eso a mi me basta.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Björk y el Tibet

Björk siempre me ha parecido un caso extraño en el mundo de la música, puede que no sepa entender su arte. Yo particularmente, para islandeses con talento prefiero Sigur Ros. Por esta razón y porque Jump Tomorrow todavía no cuela como "prensa", me perdí la actuación de la excéntrica islandesa.

El concierto habría pasado sin pena ni gloria como el de tantos artistas internacionales que vienen a China, tocan cuatro canciones ante una audiencia fría y por lo general inexperta para recoger el cheque antes de irse a Japón. Nada que ver con Björk. Su concierto ha desatado un tsunami de reacciones en la blogosfera china, no precisamente por sus canciones histriónicas sino porque al final de Declare Independence, un himno independentista escrito originariamente para las Islas Feroe y Groenlandia pero fácilmente adaptable a cualquier causa separatista, Björk gritó Tibet, Tibet.

Y como bien relata Imagethief, el tipping point todavía está por llegar. El Rock and Roll siempre ha sido provocación, el Rey del Pollo Frito y ahora intelectual de reconocido prestigio, miccionaba en sus conciertos en su etapa rebelde. Björk más que mear, podría decirse que cagó en medio del escenario y el olor de su grito diarreico le perseguirá durante toda su carrera.

De todo este asunto pueden extraerse varias conclusiones. La primera y más obvia es que Björk no volverá a actuar en China en mucho tiempo por no decir, nunca. La segunda aunque no tan clara, es que Taiwan pronto invitará a Björk a dar la nota y la última es que tengo que incluir un RRPP entre mi red de contactos en China, quizá a partir de ahora los aburridos conciertos de artistas internacionales dejen de serlo.

domingo, 2 de marzo de 2008

Combatiendo el VIH




Un informe reciente evidenciaba un incremento sustancial de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) en China. Como la propia agencia estatal de noticias concluía no es que la situación esté empeorando es que están mejorando los mecanismos de control. El que no se conforma es porque no quiere.

El sexo es un tema tabú en China, no tanto como cree Colin Thubron que en su novela Shadow of the silk road, explicaba que un beso en público puede desatar la cólera maoista. Los tiempos han cambiado y los jóvenes chinos se dan el filete donde pueden y si no que se lo digan a la pareja que grabaron las cámaras del metro. Cualquier sitio es bueno para ir calentando motores, menos en casa que siempre están los padres.

Por lo general, los poderes públicos han seguido la estrategia de la avestruz. La prevención y concienciación recaen en la iniciativa personal o en la labor en la sombra de organizaciones no gubernamentales y de otros valientes, como el caso de la monja católica, Fabian Han Fengxia, que lleva años asistiendo a los VIH positivos de la provincia de Liaoning

Todas las tiendas de conveniencia venden preservativos y los más pudorosos pueden adquirirlos en los dispensadores que hay en la calle, incluso en algunas tiendas están disponibles los condones "big boy", fácilmente reconocibles por la foto del caballo. Se acabaron las excusas para no utilizar condones y gracias a big boy los estrangulamientos por asfixia de los miembros más viriles.

También es posible hacerse la prueba del SIDA de manera gratuita aunque no anónima en los centros de Salud Pública como el que ilustra la fotografía de este post.