lunes, 17 de marzo de 2008

Y el Tibet? Bien, gracias

Uno de los argumentos más utilizados por el nacionalismo rancio para justificar sus desmadres, es el que sabrán los demás de lo que pasa aquí o si se prefiere el menos condescendiente "en mi casa mando yo". China no se libra de este mal y sus gobernantes a menudo se escudan en Occidente no nos entiende para seguir mandando en su casa y en la de los 1.300 millones de personas. Faltaría más.

Hoy de lo que toca hablar es de la reelección de Wen Jiabao como premier y del resto del líderes que siguen siendo los mismos de siempre con distinto peinado. Hay una teoría no contrastada científicamente que correlaciona positivamente el nivel de laca en el cabello con la jerarquía dentro de los órganos de poder.

Como yo sí que los entiendo, hoy hay que decir que el Tibet es una balsa de aceite. Mi amigo Hanwubai, se ha tomado una pausa escaneando su colección entera de DVDs para traducir un artículo llamado "Sabotaje en Tibet". Mérito el de Hanwubai, el de convertir el farragoso lenguaje comunista y transformarlo en algo que parezca escrito por un ser humano. Pena que su fantástica traducción con foto incluída del Renmin Baozhi acabe confudida entre la ficción cinematográfica que la rodea.

1 comentario:

hanwubai dijo...

Estaba asando unos solomillos para servirlos con moutarde de dijon cuando por la Dragon TV me ha parecido escuchar a Wen Jiabao. Sí, era él contestando a un periodista de la India...(Come chata que la carne se enfría y no es plan)...Ibamos con las gambas cuando, recién terminado el especial de la rueda de prensa, zás, el spot de la armonía, qué música, qué sosiego, qué paraíso...
qué asco. El asco. Que mal llevo este embarazo, o será la crisis de los 47.Tengo que dejar el café.
Te debo el mundo.