miércoles, 19 de diciembre de 2007

Guerra, pobreza y humillación: China antes de 1949




A los ojos de Occidente y de las élites del propio país, China a finales del S. XIX y principios del S. XX era percibida como el "enfermo de Asia", una nación en continuo estado de guerra, civil o de otro tipo. Dominada por distintas fuerzas extranjeras que se disputaban su territorio como los hijos ávaros de un moribundo, mientras que la mayoría de su población vivía en extrema pobreza.

La imagen de una China escuálida, aletargada y atrofiada proyectada desde el Oeste, servía para justificar las aspiraciones colonialistas de sus gobiernos y ayudaba a misiones a recabar fondos para financiar su presencia en China. Guerras, inundaciones, plagas de langosta y sequías proveían el hilo argumental de las exageradas percepciones sobre la miseria china.

A principios del S. XX China era eminentemente un país agrario con un insignificante sector industrial pero con una masiva presencia de poderes foráneos en su territorio. A través de un entramado de tratados, los gobiernos extranjeros obtivieron el derecho para establecer "concesiones" en suelo chino, dirigidas por oficiales extranjeros y con jurisdicción extraterritorial para sus súbditos.

Si bien la República de 1911 puso fin al Imperio Feudal de la Dinastía Qing, los nacionalistas, primero bajo el control de Sun Yat-sen, y más tarde con Chiang Kai-shek, fueron incapeces de hacerse con el pleno control sobre el país. En el norte, los señores de la guerra establecieron regiones autónomas de dominio. En el sur, los conflictos internos y las continuas luchas con los comunistas dificultaban la creación de un órgano de control central.

En 1931 los japoneses atacaron Manchuria y, en 1937, lanzaron una ofensiva global. Los comunistas, derrotados en las zonas urbanas se embarcaron en "la larga marcha" hacia el Noroeste del país. Este movimiento de reagrupamiento y desarrollo de una base rural para las fuerzas comunistas ensalzó la figura de Mao Zedong. Tras la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial, Mao lidió una cruenta guerra civil con los nacionalistas. En 1949, los vencedores fundaron la República Popular de China y los vencidos se exiliaron en la isla de Taiwán.

El periodo comprendido entre 1949-1978 bien merece varios posts

1 comentario:

Carlos dijo...

Muy bueno el artículo sobre la China de los últimos años. Desconocía sobre su evolución aunque estuve ahí recientemente y vi una China muy moderna aunque detrás de esos muros se podía ver la China pobre. Una verguenza por parte del gobierno chino.